Publicada en

¿Qué cochecito elijo para mi bebé?

¿Qué cochecito elijo para mi bebé?,  es una gran pregunta. El coche del bebé es una de las primeras compras de los futuros padres. Como en todo lo que afecta a los niños, existe una cantidad inagotable de modelos, opciones y precios.  y es una decisión en la que deben influir varios factores. En Dilin-Dalan os ayudaremos a elegirlo.

A la hora de elegir hemos de tener en cuenta:

  • Peso: el peso de la silla.
  • Peso que soporta: es fundamental para saber hasta cuándo podremos utilizar la silla con nuestro hijo y qué papel nos va a hacer la silla en el crecimiento de nuestro hijo.
  • Maniobrabilidad: hemos estudiado aquí diferentes facetas de la silla como el manillar, la calidad de las ruedas, el número de ruedas, el freno, la rotación de las ruedas delanteras y la facilidad de manejo con una sola mano.
  • Diseño: cada vez evolucionan más las sillas de paseo. Hemos valorado la estética y la capacidad de adaptarse y de evolucionar de los diseños.
  • Calidad-precio: hemos  de estudiar el precio que tiene la silla y la calidad que ofrece.
  • Nuestro presupuesto.
  • Función: si la utilizaremos para pasear por la ciudad, por la montaña, para ir a correr…
  • Seguridad: resulta muy cómodo un cinturón cuyos anclajes sean fáciles y rápidos de abrir y una barra de seguridad que quede bien anclada para que ante un bache el peque no se caiga de la silla.
Diseñado por el húngaro Árpád Takács

Los cochecitos se renuevan año a año, buscando ante todo diseño y funcionalidad.

Para el recién nacido es interesante tener en cuenta los llamados “trío”. Consisten en un solo producto que incluye, además del carrito, un portabebés homologado para el coche y un capazo. Su versatilidad es innegable, pero resultan algo pesados y tal vez no es necesario comprar un 3 en 1 si ya tienes un portabebés para el coche.

Enlaces de interés:

Cómo elegir un cochecito de bebé

Carritos de bebé ¿Cuál elegir?

 

¡Esperamos que os sirva de ayuda!

 

 

 

 

 

Publicada en

¿Cómo elegir juguetes seguros?

En estas fechas muchos y muchas optamos por regalar juguetes a los pequeños de la casa, pero a la hora de comprar siempre nos surgen dudas; ¿Son seguros los juguetes que vamos a comprar?

Jugar es una de las actividades más significativas de la infancia. A partir del juego el niño toma conciencia de sí mismo y del mundo.
Los juegos y juguetes tienen un papel importante en el desarrollo de la personalidad de los niños y niñas, facilitan el proceso de socialización y favorecen el desarrollo afectivo, motor e intelectual y la integración social.
Padres, madres y educadores somos responsables de proporcionar a nuestros niños y niñas los juguetes que necesitan y asegurarnos de su idoneidad y seguridad.

Es necesario seguir algunos consejos cuando vamos a comprar juguetes para que estos sean seguros,  a continuación os ofrecemos algunas recomendaciones de seguridad que debéis tener muy en cuenta a la hora de comprar:


Características

Los juguetes deben contar con algunas características.

– Las etiquetas que presentan los juguetes. Tienen que llevar: la marca “CE” de manera obligatoria, que significa que el producto cumple con las normas de seguridad de la Comunidad Europea.

– Los juguetes que puedan resultar peligrosos para niños menores de tres años deben llevar una advertencia, como la inscripción No es
conveniente para niños menores de treinta y seis meses (o 3 años) o el símbolo de limitación 0-3. 

– La edad a la que va dirigido el juguete, así como las recomendaciones educativas, son informaciones optativas que el fabricante no está obligado a facilitar, pero que se utilizan habitualmente para orientar al consumidor. Sin embargo, en algunos casos resultará necesario especificar la edad mínima a fin de evitar determinados riesgos.

Los cantos deben ser redondeados para no causar heridas y otros daños físicos.

Deben estar hechos de un material resistente a los golpes, sólido, estable, indeformable, lavable no inflamable y atóxico (la seguridad debe estar garantizada también para el contacto con la piel, los ojos y las mucosas).

– El envase o el embalaje no deben comportar ningún peligro.

Enchufe de seguridad. Los juguetes que utilizan corriente eléctrica deben tener un enchufe de seguridad.

– Los juguetes que tienen pelo han de estar fabricados con materiales ignífugos.

 

Cuando hay problemas
Puede ser que el juguete que hemos comprado sea defectuoso o inseguro, o que incumpla nuestras expectativas derivadas de una incorrecta publicidad, información o etiquetado del producto.
Ante cualquier problema, lo mejor es que intentemos previamente solucionarlo en el punto de venta. El ticket de compra, el juguete y su envase, son imprescindibles para efectuar cualquier tipo de reclamación, así como cualquier otra documentación que pueda fundamentar nuestras quejas: folletos, instrucciones, etc.
Si la solución en el punto de venta resulta imposible, podemos acudir a las OMIC (oficinas municipales de información al consumidor), a los organismos autonómicos de consumo y a las asociaciones de consumidores, a fin de que nos orienten adecuadamente sobre nuestros derechos.
Un procedimiento ágil y accesible, sin apenas formalidades, es el arbitraje de consumo. Cuando el asunto lo requiera, podemos plantear nuestro problema ante los tribunales de justicia.

Más información sobre juguetes:

  • www.ludomecum.com: una completísima base de datos de más de 700 juguetes, en la que se busca en función de la edad del niño y del tipo de juguete.
  • www.guiadeljuguete.com: guía de Juegos y Juguetes del Instituto Tecnológico del Producto Infantil y de Ocio, además también existe en versión aplicación para encontrar el juguete perfecto.

 

Fuentes consultadas:

http://www.webconsultas.com

Mibebeyyo