Publicada en

SEMANA DEL BLACK FRIDAY EN DILIN-DALAN

Desde hoy y hasta el 25 de noviembre podéis disfrutar de nuestro largo Black Friday con el 25% de descuento en todas vuestras compras introduciendo el código:

BLACKFRIDAYDILINDALAN 

publicacion2

¡No os lo podéis perder!

Y recordad que mañana es el último día para participar en nuestro sorteo de Facebook para conseguir esta nube, todavía estáis a tiempo.

htb1ok9ikfxxxxxaaxxxq6xxfxxxr

Publicada en

¿Cómo elegir juguetes seguros?

En estas fechas muchos y muchas optamos por regalar juguetes a los pequeños de la casa, pero a la hora de comprar siempre nos surgen dudas; ¿Son seguros los juguetes que vamos a comprar?

Jugar es una de las actividades más significativas de la infancia. A partir del juego el niño toma conciencia de sí mismo y del mundo.
Los juegos y juguetes tienen un papel importante en el desarrollo de la personalidad de los niños y niñas, facilitan el proceso de socialización y favorecen el desarrollo afectivo, motor e intelectual y la integración social.
Padres, madres y educadores somos responsables de proporcionar a nuestros niños y niñas los juguetes que necesitan y asegurarnos de su idoneidad y seguridad.

Es necesario seguir algunos consejos cuando vamos a comprar juguetes para que estos sean seguros,  a continuación os ofrecemos algunas recomendaciones de seguridad que debéis tener muy en cuenta a la hora de comprar:


Características

Los juguetes deben contar con algunas características.

– Las etiquetas que presentan los juguetes. Tienen que llevar: la marca “CE” de manera obligatoria, que significa que el producto cumple con las normas de seguridad de la Comunidad Europea.

– Los juguetes que puedan resultar peligrosos para niños menores de tres años deben llevar una advertencia, como la inscripción No es
conveniente para niños menores de treinta y seis meses (o 3 años) o el símbolo de limitación 0-3. 

– La edad a la que va dirigido el juguete, así como las recomendaciones educativas, son informaciones optativas que el fabricante no está obligado a facilitar, pero que se utilizan habitualmente para orientar al consumidor. Sin embargo, en algunos casos resultará necesario especificar la edad mínima a fin de evitar determinados riesgos.

Los cantos deben ser redondeados para no causar heridas y otros daños físicos.

Deben estar hechos de un material resistente a los golpes, sólido, estable, indeformable, lavable no inflamable y atóxico (la seguridad debe estar garantizada también para el contacto con la piel, los ojos y las mucosas).

– El envase o el embalaje no deben comportar ningún peligro.

Enchufe de seguridad. Los juguetes que utilizan corriente eléctrica deben tener un enchufe de seguridad.

– Los juguetes que tienen pelo han de estar fabricados con materiales ignífugos.

 

Cuando hay problemas
Puede ser que el juguete que hemos comprado sea defectuoso o inseguro, o que incumpla nuestras expectativas derivadas de una incorrecta publicidad, información o etiquetado del producto.
Ante cualquier problema, lo mejor es que intentemos previamente solucionarlo en el punto de venta. El ticket de compra, el juguete y su envase, son imprescindibles para efectuar cualquier tipo de reclamación, así como cualquier otra documentación que pueda fundamentar nuestras quejas: folletos, instrucciones, etc.
Si la solución en el punto de venta resulta imposible, podemos acudir a las OMIC (oficinas municipales de información al consumidor), a los organismos autonómicos de consumo y a las asociaciones de consumidores, a fin de que nos orienten adecuadamente sobre nuestros derechos.
Un procedimiento ágil y accesible, sin apenas formalidades, es el arbitraje de consumo. Cuando el asunto lo requiera, podemos plantear nuestro problema ante los tribunales de justicia.

Más información sobre juguetes:

  • www.ludomecum.com: una completísima base de datos de más de 700 juguetes, en la que se busca en función de la edad del niño y del tipo de juguete.
  • www.guiadeljuguete.com: guía de Juegos y Juguetes del Instituto Tecnológico del Producto Infantil y de Ocio, además también existe en versión aplicación para encontrar el juguete perfecto.

 

Fuentes consultadas:

http://www.webconsultas.com

Mibebeyyo

 

 

 

 

Publicada en

¿Cuánto abrigar a un bebé?

Ha llegado el frío, y con el, la gran duda de si nuestro bebé está lo suficientemente abrigado.

Lo primero que debemos saber es que los bebés, sobre todo los recién nacidos, no regulan bien su temperatura corporal y es cierto que los bebés se enfrían, sobre todo cuando son recién nacidos.

En invierno, cuando las temperaturas son más extremas, debemos tener especial cuidado en abrigarles bien, pero abrigar demasiado al bebé puede resultar tan peligroso como abrigarlo demasiado poco, el bebé debe llevar la misma ropa que tú. Pero, ¿Cómo saber si nuestro pequeño está bien abrigado?

Bebe abrigado
Imagen: maternidadfacil.com

 

No basta con tocar las manos o pies del bebé para saber si está bien abrigado

La mayoría de los bebés suele tener las manos y los pies fríos, puesto que su circulación sanguínea todavía no está plenamente desarrollada. Esto no significa necesariamente que el bebé tenga frío.

La mejor manera de averiguar si necesita más abrigo es tocándole las piernas, los brazos o el cuello. La pérdida de color en las mejillas también puede indicar que el bebé está pasando frío.

Contrariamente a lo que se cree, no se debe abrigar en exceso a los bebés, pues su cuerpo puede perder la capacidad de adaptación a los cambios de temperatura y resfriarse con mayor facilidad.

En lugar de una sola prenda de mucho abrigo, conviene vestirle con varias prendas de menor grosor, ya que entre ellas se formarán capas aislantes y el bebé se sentirá más arropado. De este modo, si la temperatura sube, se le podrá quitar una de las prendas sin tener que cambiarle toda la ropa.

Cuando hace calor, es preferible vestir al bebé con prendas de algodón que compensan las variaciones de temperatura. Una ranita de manga corta resulta suficiente.

El exceso de calor puede hacer que el bebé tenga la cabeza sudorosa o que se le note apático y abatido. En ese caso, conviene llevarle a una habitación fresca, quitarle la ropa, darle aire con un abanico y hacerle tomar mucho líquido. Si, aun así, no reacciona, es imprescindible consultar con el pediatra antes de tomar cualquier otra medida.

 

Fuente: www.elbebe.com

 

Enlaces interesantes:

Cuanto abrigar a un bebé

http://matronaonline.net/cuanto-abrigar-a-un-recien-nacido/

 

 

 

Publicada en

El gateo, una etapa que no debe saltarse

El bebé hacia los ocho-nueve meses atraviesa un periodo de transición: se mantiene bien sentado, pero todavía no es capaz de caminar. Sin embargo, pronto descubrirá cómo desplazarse él solo: no tiene más que tirarse al suelo y gatear, una etapa que no debe saltarse y a la que no siempre se le presta la debida atención.

La ciencia ha demostrado que el gateo es una fase imprescindible en el desarrollo de la persona y del cerebro, prepara al niño para posteriores aprendizajes, especialmente para el proceso de lectura y escritura ya que la actividad motora del niño es paralela al desarrollo de la inteligencia de éste, así veremos como una actividad puede ayudar y complementar a la otra.

Al gatear:

  • El hemisferio derecho e izquierdo del cerebro aprenden a trabajar simultáneamente integrándolos, ayudando a desarrollar sus habilidades intelectuales como la distinción de los caracteres, la lectura y la ortografía.
  • El trabajo conjunto de ambos hemisferios del cerebro, integran también la información que viene de los sentidos, lo cual será favorable para el aprendizaje en general. El sistema sensorial también se verá beneficiado al recibir información de los sentidos y el sistema motor estimulando el movimiento.
  • Desarrolla la fuerza, la coordinación, el desarrollo motor fino (en muñecas, manos y dedos) y grueso.
  • Fortalece los músculos de los hombros, brazos y tercio superior del cuerpo, que lo beneficiará en el desarrollo de su “extensión protectora” protegiéndolo de golpes al caerse y mejorará el tono muscular (hipotonía). Adicionalmente el niño aprende a mantener las piernas juntas y la consiguiente estabilización de las caderas, muy importantes para poder caminar establemente.
  • Al desplazar su peso en los hombros, se desarrolla la estabilidad que los ayudará en la escritura.
  • Al usar ambas piernas simultáneamente mejora el equilibrio y la coordinación que serán la base para poder caminar tiempo después.
  • Les enseña a utilizar ambos lados del cuerpo, flexionando un lado mientras endereza el otro, beneficiando las habilidades que necesitará para jugar y practicar deportes en el futuro.

El gateo también le permite tener mayor autonomía, pues puede desplazarse con toda libertad y seguridad por donde él quiere.

Fuente: www.webdelbebe.com

 

 

 

 

 

 

 

Publicada en

Chupete, ¿Si o no?

La decisión de dar el chupete a nuestros hijos es otra de esas decisiones personales que hay que respetar sea cual sea la decisión que tomemos, utilizar o no el chupete es una cuestión muy debatida. Hay mucha información distinta al respecto y en Dilin-Dalan os vamos a intentar ayudar con esta decisión.

Lo primero que hemos de decir es que cada niño es un mundo: puede que estemos decididos a usarlo y el bebé no lo quiera, como puede que al final nos demos cuenta de que es una herramienta muy práctica para calmarlo.Como en tantas cosas en la crianza, el usar o no chupete tiene sus ventajas y desventajas.

Según el Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría lo aconsejable es evitar el chupete durante los primeros días de vida y hasta cuando la lactancia materna está bien establecida (generalmente a partir del mes), edad en la que comienza el riesgo del síndrome de muerte súbita del lactante, ya que al parecer su uso puede evitarlo. En un estudio realizado por la American Academy of Pediatrics, comprobaron que el chupete estimula el desarrollo de los caminos neuronales que controlan la potencia de las vías respiratorias superiores, pudiendo reducir hasta un 90% el riesgo de muerte súbita en los bebés. Esta insuficiencia respiratoria es la que explica la causa del síndrome de la muerte súbita.

Otra de las ventajas es que ayuda a calmar al bebé. La sensación que reciben los bebés cuando están mamando es de tranquilidad y seguridad. El uso del chupete satisface este reflejo de succión, calmando y reconfortando al bebé cuando está nervioso o cuando ninguna otra cosa parece funcionar.
Se recomienda especialmente el uso del chupete en niños que padecen los molestos cólicos. Su uso tranquiliza al bebé pero, ¡ojo! también se cree que lejos de aliviar los cólicos, estrechamente relacionados con la producción de gas en el intestino, el chupete puede favorecer que el bebé trague más aire.

Pero no todo van a ser ventajas,  La Dra. María Ruesgas, odontopediatra, advierte que “los hábitos de succión no nutritiva como el chupete y el pulgar se han relacionado con una comprensión del maxilar y deformaciones del paladar”, que en ocasiones se corrigen en cuanto se suspende el uso del chupete. Sin embargo “puede provocar problemas más serios y visibles en la carita del niño como maloclusiones dentarias permanentes y protrusión de los dientes anteriores si su uso se prolonga más allá de los 2 años”, lo que le obligará a utilizar ortodoncia.

Otra de las desventajas es la interferencia con la lactancia materna. La succión del chupete es diferente a la del pezón, por lo que el uso de chupete podría dificultar el aprendizaje de la técnica de la lactancia materna. El bebé satisface así parte de sus necesidades de succión con métodos no nutritivos y no estimula durante suficiente tiempo el pezón materno, con lo que deja de producir leche.

Otro incoveniente que tiene que ver con la lactancia es que aunque en el mercado existan varios tamaños y tipos de tetinas,  está claro que por mucho que se intente, ni la textura ni la forma serán idénticas y esto puede hacer que el bebé cambie la forma de succionar.

¿Vosotros lo habéis utilizado con vuestros hijos?. ¿Qué opinais sobre su uso?

¡Nos encantaría saber vuestres experencias para poder ayudar a otros padres y madres!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicada en

Juguetes recomendados para bebés de 0 a 12 meses.

Tenemos las Navidades a la vuelta de la esquina y llega la época de comprar regalos y juguetes. Un buen juguete puede estimular y fomentar el desarrollo de lo más pequeños y deben acompañar cada etapa de crecimiento contribuyendo al desarrollo integral del niño, tanto cognitivo como emocional, por eso es importante saber elegir adecuadamente. 

Bebé de 0 a 3 meses:

En estos primeros meses, cuando aún no son capaces de agarrar o permanecer sentados, son las cosas que pueda mirar y escuchar, aunque intentan tocar los juguetes que cuelgan de móviles de cuna o hamacas.

Al principio, el bebé ve borroso y se fija en objetos que estén aproximadamente a una distancia de 20 a 35 cm de sus ojos.

A esta edad le atraen los diseños con grandes contrastes y los colores brillantes porque son los que mejor ve. Ya ha aprendido a apreciar los sonidos y la música suave. Los objetos que se mueven lentamente y producen un sonido suave le resultan mucho más interesantes que los que están fijos y en silencio.

 

Los móviles pueden agregar una nueva dimensión a la visión horizontal del mundo que tiene el bebé. Los que más les atraen son los que tienen  grandes contrastes de colores y diseños. A los bebés normalmente les gustan especialmente los juguetes con música.

Bebés de 3 a 6 meses:

A medida que van creciendo empiezan a distinguir formas y colores, entre los que prefieren los más brillantes, y les gustan los juguetes blanditos para poder tocar, chupar y morder. En cuanto son capaces de coger cosas se lo llevan todo a la boca, la cual les sirve para reconocer los objetos.

En esta edad es bueno jugar con el bebé con sonajeros que emitan algún sonido o que sean de plástico o tela para que los pueda tocar y chupar.

Aumenta notablemente su capacidad visual, comienza a vocalizar, es el momento de mostrarle su propia imagen en el espejo, le divertirá mucho.

Hay que tener especial cuidado con los juguetes que se les compra. Siempre aseguraros que son adecuados para bebés pequeños y que no contienen piezas pequeñas ni presentan riesgo de asfixia.

En esta etapa no se dan cuenta de que están mirándose a sí mismos, los bebés quedan fascinados al ver reflejada su imagen.

Bebés de 6 a 12 meses:

El bebé ya es capaz de sentarse solito, parlotea y ya puede coger solo la cuchara, ya que su destreza manual se ha desarrollado bastante.

Para poder seguir estimulando estas habilidades del bebé y fomentándolas, podemos jugar con ellos con cubos de plástico de distintos colores para apilar, pelotas o formas que rueden, espejos y juguetes para el baño, juguetes con botones para apretar, los teléfonos de juguete, juguetes que estimulen el gateo, juguetes de encastre simple o bloques blanditos. También cualquier tipo de juguete que haga ruido al tirarlo al suelod, el bebé aprenderá a girarse, descubrirá la sensación de morder (ya que por esta época le saldrán sus primero dientes), le empiezan a llamar la atención la diversidad de sonidos y músicas, ya es capaz de soltar un objeto para coger otro por sí mismo y le gusta dejar caer los juguetes.

Durante el último trimestre de su primer año de vida, el bebé comenzará a gatear hacia delante, y a intentar ponerse de pie apoyado en algún sitio.  Para esta etapa, son perfectas las mesas didácticas con un montón de actividades que estimulan al bebé con botones, manecillas, luces y sonidos. En el último trimestre intentan ponerse de pie, los correpasillos les ayudan a mantener el equilibrio y les sirven de apoyo en esta etapa.

Además, ya va comprendiendo conceptos sencillos como dentro y fuera, les encanta jugar a meter y sacar cosas, aprenden s despedirse, les gusta jugar a la pelota y ya son capaces de devolverla, va perfeccionando el lenguaje hablado.

 

Publicada en

¿En qué consiste la nueva normativa sobre sillas infantiles?

Desde el 1 de octubre los menores que midan 1,35 metros o menos deberán viajar en los asientos traseros del vehículo, en su correspondiente sistema de retención Infantil (SRI), según un Real Decreto que modifica el artículo 117 del Reglamento General de Circulación, en el que se regula todo lo relativo al uso obligatorio de cinturones de seguridad y dispositivos de retención para niños en los vehículos.

De manera excepcional, los menores de 12 años que midan más de 135 centímetros pueden utilizar como sistema de protección los cinturones de seguridad directamente, pero todos los menores de edad que midan menos de 1,35 cm tendrán que ir atados a un sistema de retención infantil adecuado a su peso y edad cuando viajen en coche. Además, deberán viajar en los asientos traseros del vehículo, a excepción de:

  •  Cuando el vehículo no disponga de asientos traseros
  •  Cuando todos los asientos traseros estén ya ocupados por otros sistemas de retención infantil en uso por otros menores que los necesiten.

Básicamente, existen 4 sistemas para llevar a los niños en el coche: sillas en sentido contrario al de la marcha, sillas en sentido de la marcha, asientos elevadores y cinturones de seguridad.

¿Cómo colocar la silla infantil? ¿Sentido de la marcha o contrario?

Viajar en el sentido contrario de la marcha es más seguro porque la fuerza de cualquier impacto se reduce. Por eso, la Dirección General de Tráfico obliga a los niños más vulnerables (hasta el primer año) a viajar en el sentido contrario a la marcha siempre que la silla lo permita. Siendo esto así, las sillas del Grupo 0 y 0+ deben colocarse siempre en sentido contrario a la marcha y en los asientos traseros. Se utilizan para niños hasta 10 kg en el primer caso y hasta 13 kg en el segundo.

Cuando el menor supere los 13 kg o su cabeza sobresalga del respaldo hay que cambiar de sistema.

Publicada en

¿ Qué es el método “piel con piel”?

El método piel con piel, también conocido como el método canguro se basa en el contacto del bebé recién nacido con sus progenitores, lactancia materna a demanda y proveer de los cuidados que necesiten madre y bebé. Un niño sano necesitará tan solo el contacto con su madre y su alimento. Si el bebé es prematuro o de bajo peso o sufre alguna dolencia, el contacto piel con piel será la base de los cuidados médicos que se le deba proporcionar.

Se ha demostrado que el contacto piel con piel proporciona los siguientes beneficios:

  • Calma y relaja tanto a la madre como al bebé.
  • Regula la frecuencia cardíaca y la respiración del bebé.
  • Estimula la digestión del bebé.
  • Regula la temperatura del bebé.
  • Permite la colonización de la piel del bebé con las bacterias beneficiosas de la madre, lo que proporciona protección contra infecciones.
  • Estimula una alimentación temprana.
  • Estimula la liberación de hormonas que ayudan la lactancia materna y la maternidad (prolactina y oxitocina).

Para más información podéis visitar:

www.quenoosseparen.info

Publicada en

Método BLW, ¿En qué consiste?

BLW, siglas de Baby-Led Weaning, es un método de alimentación complementaria muy extendida en Estados Unidos y que está llegando a Europa. Se suele traducir como“alimentación autorregulada por el bebé”; este método sigue la forma de pensar de la crianza con apego, en el que se asume la buena voluntad del bebé y se confía en sus capacidades, y consiste en que desde que comienza la introducción de alimentos se deja que el bebé coma solo.

Según el BLW, se permite al bebé conocer nuevos sabores, olores y texturas, enseñando al bebé a elegir respetando sus decisiones y permitiendo al pequeño comer a su ritmo. Así, los padres simplemente suministran la comida al bebé dejándole espacio para que decida qué quiere comer, cuanto y en qué orden.

Esta opción para alimentar al bebé, además de estar de moda, viene avalada por estudios como éste de Reino Unido y que explica que al respetar los ritmos de hambre y saciedad del bebé se evita que coman más de lo que necesita: además si se ofrecen alimentos diversos al bebé éste es capaz de comer equilibradamente.

_20151105_185531

Imagen:Verdeliss

Cómo iniciar el BLW  con el bebé

El mejor momento para comenzar con este método es antes del primer año, una etapa de gran crecimiento y de descubrimiento del mundo para el bebé; eso sí, es importante que los peques ya se queden sentados correctamente ellos solitos antes de empezar a comer sólidos por su seguridad. Hay que tener en cuenta las limitaciones del bebé y entenderlas, ya que la psicomotricidad del pequeño tarda en desarrollarse. Para ello se puede ayudar al bebé cuando tenga dificultades para comer algún alimento, ofreciéndoselos y sin obligarle a tomarlos si no los quiere.

El bebé aprende antes a coger porciones grandes y morder los bordes, más adelante empezará a usar el índice y el pulgar como pinza pudiendo coger pedacitos más pequeños. El siguiente paso sería el tenedor, más sencillo de utilizar para ellos que la cuchara.

Sobre la comida que se debe ofrecer al bebé, hay que usar el sentido común. Se trata de poner al alcance del pequeño comidas variadas, pero éstas deben ser sanas y adecuadas a su edad: lo ideal es consultar la dieta con su pediatra. Por ejemplo, desde los 6 meses son adecuados los cereales, la fruta, la verdura y la carne y el pescado cocidos.

Con los meses se introducirán nuevos alimentos y formas de cocinar hasta que acabe comiendo lo mismo que los demás, ya estando avanzado el primer año del niño. Por supuesto, los alimentos deben ser saludables para que el bebé se acostumbre a comer de forma sana, limitando en lo posible el azúcar, grasas saturadas y  similares.

¿Lo habéis probado? ¿Qué os parece?

Fuente: Nonabox

Publicada en

Lactancia artificial: Dosis y consejos

Para aquellas mujeres que no pueden amamantar a sus bebés o que deciden no hacerlo, las leches infantiles son una buena alternativa. Algunas mujeres se sienten culpables por no amamantar a sus bebés. Pero, si usted alimenta a su bebé con una leche artificial comercializada, podrá tener la seguridad de que las necesidades nutricionales del pequeño estarán colmadas. Y podrá establecer un vínculo emocional con su bebé igual de fuerte. Después de todo, independientemente de que lo alimente con leche materna o artificial, las tomas serán un momento de gran conexión e intimidad entre usted y su pequeño.

Dosis para la lactancia artificial

Desde el nacimiento hasta los 4-6 meses, utilizaremos agua débilmente mineralizada y leche de 1ª edad (dosis con medidor al raso):

Primer mes

Primer mes (desde el nacimiento hasta el 1er mes) : 6 biberones de 90 ml de agua + 3 dosis de leche o 6 biberones de 120 ml de agua + 4 dosis de leche.

Segundo mes

Segundo mes (de 1 a 2 meses) : 6 biberones de 120 ml de agua + 4 dosis de leche o 5 biberones de 150 ml de agua + 5 dosis de leche.

Tercer mes

Tercer mes (de 2 a 3 meses) : 5 biberones de 150 ml de agua + 5 dosis de leche.

Cuarto mes

Cuarto mes (de 3 a 4 meses) : 5 biberones de 150 ml de agua + 5 dosis de leche o 4 biberones de 180 ml de agua + 6 dosis de leche.

En lo que concierne a la alimentación por lactancia exclusiva en la primera infancia, la cantidad de leche diaria se puede determinar gracias a la regla de Appert la cual dice que la cantidad de leche diaria del niño es igual al peso del niño de 1/10kg + 200 a 250ml dividido entre 10 + 100ml , sabiendo que los aportes energéticos recomendados son de 90 Kcal por cada kg.

Consejos prácticos

El volumen propuesto por cada biberón puede estar adaptado a más o a menos según el apetito del bebé, quedándose dentro de unos límites razonables (30ml de agua + 1 dosis de leche). No hay que forzar nunca al bebé a acabarse su biberón.

El bebé tiene que echar en forma de eructos el aire tragado durante la toma del pecho, haciendo pausas durante ésta y también una vez acabada. La durada de la toma del pecho es variable, pero no debe sobrepasar los 45 min.

Dejar entorno a 3h entre cada biberón, respetando el ritmo del bebé : no hay que ser muy estricto en los horarios de las comidas e intentad, dentro de lo que sea posible, no despertar al niño.

Dad únicamente agua débilmente mineralizada (sin azúcar) entre los biberones, si el bebé lo pide. Si rechaza el agua, no es porque no le guste, sino porque en ese momento no la necesita. No deis zumos de fruta antes de los 6 meses y evitad las harinas antes de los 4 meses.

Organización y preparación.

Siempre se debe tener suficiente leche artificial a mano y se deben preparar los biberones. Las leches en polvo y las condensadas se deben preparar con agua esterilizada (que se deberá hervir hasta que el bebé tenga por lo menos seis meses). Las leches infantiles que se venden listas para el uso y que se pueden verter directamente en el biberón sin añadir agua tienden a ser caras.

Los biberones y las tetinas se deben esterilizar antes del primer uso y luego lavarse después de cada toma (esto también es aplicable a los biberones de leche materna previamente extraída). Los biberones y las tetinas pueden transmitir bacterias si no se lavan adecuadamente, y lo mismo ocurre con la leche artificial no conservada en envases estériles.

Los biberones que se dejan fuera de la nevera durante más de una hora y cualquier cantidad de leche artificial que quede en el biberón después de una toma deben desecharse. Los biberones preparados no se deben guardar en la nevera durante más de 24 a 48 horas (lea la etiqueta del producto para más información).

Algunos padres calientan el biberón antes de dárselo al bebé, aunque generalmente no es necesario hacerlo. No se debe utilizar nunca el microondas para calentar biberones porque se puede crear peligrosas “burbujas o puntos calientes”.

En lugar de ello, si su bebé prefiere el biberón caliente, coloque el biberón frío debajo de un chorro de agua caliente durante unos minutos. También puede calentar el biberón en una cacerola con agua (al baño María) y, antes de dárselo al bebé, comprobar la temperatura dejando caer una o dos gotas en la cara interna de la muñeca.